Un Community Manager, ¿para qué?

Mi realidad es que cuánto más profundizo en el mundo del márketing online más me apasionan sus intríngulis, y más necesidad siento de continuar aprendiendo, ¿será normal?

Hoy mi post se centra en todo un clásico en los medios sociales. Me explico: existe un eterno debate en las redes sobre si es bueno que una empresa busque un Community Manager fuera de su empresa o, si por el contrario, debe designar esta tarea a alguno de sus empleados. Yo opino que, aunque un empleado conoce mejor que nadie la empresa en la que trabaja, no siempre está preparado para defenderla del modo acertado en las redes, creo que para este trabajador sería necesario asimilar ciertas pautas antes de lanzar a la empresa de un modo que pueda resultar contraproducente al mundo 2.0

Por eso, y aunque sólo sea para asentar las bases, veo necesaria en una empresa la contratación de los servicios de un Community Manager, alguien que se siente junto al responsable de marketing de la misma y juntos trabajen en los objetivos, analicen la mejor estrategia a desarrollar en los medios sociales (en base estos objetivos), visualicen los resultados y estudien si fuese preciso modificar alguno de los pasos del proceso. Es totalmente imprescindible la comunicación entre estas dos personas, de lo contratio, el tiempo y esfuerzo empleado caerían en un saco más que roto, ésto sí que puedo asegurarlo.

En definitiva, un Community Manager no es un súper héroe con poderes secretos para salvar a tu empresa de, por ejemplo, la indiferencia social, pero sí puede ofrecerte una visión objetiva de cómo optimizar al máximo los recursos que las redes sociales ponen a tu alcance.

Image

Anuncios

Una empresa, ¿necesita tener su propio blog?

A pesar de prodigarme por estos lares menos de lo que me gustaría, debo decir en mi defensa que he estado trabajando “de puertas para adentro” en el aprendizaje de los intríngulis de los medios sociales y de su influencia en las personas, y por qué no decirlo en las empresas.

Fruto de mi trabajo es el post que hoy quisiera compartir con vosotros, un post que, a pesar de haber nacido con un fin meramente académico, me gustaría plasmar en mi blog por considerarlo de cierto interés.

 

Una empresa, ¿necesita tener su propio blog?

Mi respuesta es .

El blog es el canal Social Media que mejor te puede ayudar a “humanizar” la marca o imagen de tu empresa, y sus aplicaciones te permitirán, entre otras cosas, una comunicación natural con el cliente real o potencial.

 Piensa en la posibilidad de, en un único espacio, poder compartir con tu público las cualidades de tu marca, motivaciones, proyecciones de futuro, etc. y que éste se dirija a ti de forma voluntaria para manifestarte su opinión, sus necesidades, sugerencias, o propiciar conversación contigo…. ¿no te parece algo maravilloso?

Me atrevería a afirmar que el blog es el canal menos violento para la obtención de estos objetivos, aunque, como bién sabéis, hay que prestar especial atención al modo en cómo lo haremos.

 Alberto Ortiz de Zárate Tercero http://bit.ly/uhAnfe en su libro Manual del uso del blog en la empresa http://bit.ly/sWyG3g aconseja cómo poner en marcha un blog de empresa, haciendo especial hincapié en la necesidad de saber observar y sobre todo saber escuchar.

 Dice Ortiz de Zárate en su libro que, el primer paso lógico antes de empezar con una estrategia de creación de blog, es dedicar un tiempo a escuchar las conversaciones en la red, el segundo es participar la conversación de otros y el tercero, crear un blog.

 

Es cierto que puede no agradarnos todo lo que consigamos escuchar acerca de nuestra empresa, pero debemos tener en cuenta que tanto si tenemos un blog como si no,  la generación de comentarios no positivos van a producirse del mismo modo, ¿no es mejor poder conocerlos de forma directa e intentar ofrecer soluciones positivas?

La honestidad en los medios sociales.

Hoy me gustaría hablar del valor de la honestidad en los medios sociales.

Aunque a menudo se engloba a la honestidad dentro de las claves magistrales para conseguir el respeto y admiración de nuestros seguidores, en mis pequeñas andanzas por este mundillo he podido comprobar que, al igual que sucede en el mundo 1.0, el conocimiento unas buenas prácticas no implica que todos estén interesados en llevarlas a cabo.

Desde los que se hacen llamar a sí mismos profesionales del marketing online, abalando su experiencia en décadas al servicio de empresas de cierto renombre (cuya obra, como es obvio, no consta gráficamente en ningún medio), hasta ciertos medios de comunicación que, literalmente y sin sutileza alguna por su parte, plagian los contenidos de algún humilde bloguero que sí trabaja y se esfuerza por aportar documentación de calidad a sus seguidores, el mundo 2.0 parece ser para ellos la jungla 2.0, una jungla donde, erróneamente, acostumbran a creer que, como en el amor y en la guerra, todo vale.

¿Qué pasa con esta gente, los consideráis una amenaza? ¿Creéis que su actitud debe preocuparnos en exceso, que puede echar por tierra nuestro trabajo? ¿Valdrá la pena mentir o exagerar si ello nos aporta algún beneficio?

Mi respuesta a todas estas preguntas es rotunda: ¡NO!

En mi opinión, la calidad de un profesional se mide siempre por su actitud, sus acciones, y por su trayectoria, en definitiva, por su trabajo.

Es cierto que, a corto plazo, una acción poco acertada llevada a cabo por parte de este tipo de “profesionales” pueda jugarnos una mala pasada, pero no hay nada como el tiempo para poner cada cosa en su lugar. No olvidemos que ellos mismos, con la inconsciencia de sus actos, están labrando su propia tarjeta de presentación, no será necesario por nuestra parte emplear ni el más mínimo esfuerzo en advertir de sus malas acciones, pues como en la foto, ellos solo se encargan de hacerlo.

Por tanto, considerémonos unos afortunados por saber utilizar el sentido común y aprender a sacar algo positivo ante una experiencia negativa, por poder apreciar la franqueza y humildad de la que los verdaderos profesionales hacen su bandera, ser capaces de imitar su buena conducta en los medios sociales es suficiente para enorgullecernos de nuestro trabajo.

Facebook, ¿cuál es tu límite?

Hola amigos!
 
hoy me gustaría exponeros una breve reflexión relacionada con el universo Facebook.
 
 
Sí, me he estado documentando, Facebook es la red social que, al parecer, más adeptos gana al día a nivel mundial.
Lanzada al mundo en el año 2006, presumió de feeling con sus usuarios, y en sólo 2 años conseguió recaudar 100 millones de cuentas…impresionante,¿verdad? Los años van pasando y las cifras continúan subiendo como la espuma…llegando a la friolera cantidad de 500 millones de usuarios en el año 2010, hoy día ya han sobrepasado los 800 milones.La presencia de Facebook en los distintes países de este nuestro planeta también se ha visto aumentada en estos últimos años…casi me atrevería a afirmar que al menos el 50% de los países utilizan Facebook para comunicarse por la red.
 
 
Pero…¿por qué nos gusta tanto Facebook? Es que no hay otras herramientas de comunicación en internet de iguales posibilidades o incluso mejoradas?Es cierto que la versatilidad de Facebook facilita la comunicación en gran medida tanto al “usuario de a pie” como a las pequeñas, medianas y grandes empresas que, ven el la red una oportunidad de oro de acercamiento a sus clientes (reales o potenciales), saben que este tipo de medios sociales aumentan su visibilidad y posicionamiento en la red y que, de una forma muy económica, alcanzarán mayor repercusión de lo que, hace no tantos años, era impensable intuír.
 
 
Entonces….¿hacia dónde nos lleva la frenética y contínua expansión del universo Facebook? ¿Quién será capaz de pararle los pies, revelarle?
 
 
Dejo estas preguntas en el aire (y una de mis modestas viñetas) espero que alguien de vosotros se anime comentar, porque estoy segura de que todos tenéis vuestra propia visión definida respecto a este tema.
 
 
 
Muchos saludos!!